Friday, May 16, 2008


UNA MOMIA EGIPCIA
CON RESTOS DE NICOTINA Y COCAINA



En 1992, mientras estudiaba una antigua momia egipcia en el Museo Egipcio de Munich, la toxicóloga y médico legista Svetla Balabanova realizó un hallazgo sorprendente: la momia de la reina Henoubtaoui (perteneciente a la XXI Dinastía, 1085-950 ac) registraba trazas de nicotina y cocaína en los examenes que se le realizaron. El asombro no era debido por las implicancias acerca de las costumbres y vicios del antiguo Egipto, sino que por el hecho de ambas plantas no se conocieron en el Viejo Mundo sino que.... hasta después del descubrimiento de América, 2500 años después . Se trata de especies exclusivas del Nuevo continente.
Por lo tanto, su presencia dentro de una momioa egipcia resultaba imposible de acuerdo a la historia conocida. Convencida de que este hallazgo sólo podía corresponder a un error de procesamiento de las muestras, repitió el examen en 2 ocasiones más, variando el laboratorio para descartar una contaminación externa, obteniendo exactamente las mismas conclusiones.
Al dar a conocer sus hallazgos, se le acusó de falsear los datos acerca de un hecho imposible. Decidió recurrir entonces a métodos de amplio uso forense actual, estudiando ahora muestras de cabellos de la momia para asegurarse que ambas sustancias habían sido utilizadas en vida de la sacerdotisa, y no correspondían a una contaminación posterior de la momia ¿y qué creen que ocurrió? Nuevamente, los porfiados hechos confirmaron la presencia de trazas de ambas sustancias en el pelo de la momia.
Rosalie David, Conservadora del Museo Egipcio de Manchester, considerando también imposible la existencia de un primitivo comercio transatlántico entre América y Egipcio, planteó como explicación que la momia no fuera auténtica, hecho habitual en la Edad Media, periodo en el cual existía en Europa una alta demanda por el "polvo de momia" con fines medicinales (?), lo que llevaba a inescrupulosos comerciantes egipcios a crear burdas momias a partir de recientes condenados a muerte, las que eran vendidas como milenarias momias egipcias. Al examinar la momia de Henoubtaoui, se convenció de que la técnica de preparación era auténtica, y mayor aun sería su asombro al practicar examen toxicológico a sus propias y autentificadas momias de Manchester y encontrar trazas de nicotina y cocaina en dos de ellas. Incluso la famosa momia de Ramsés II, estudiada en París, también revelaba cristales de nicotina dentro de las plantas usadas para la momificación.
De modo que ya no cabía duda: los egipcios tenían, al menos desde 1200 ac, acceso a plantas que son originarias de América. ¿còmo? Es una duda que nadie se atreve a responder.
Es sabido que los egipcios consumían drogas tales como mandrágora, opio y hashis, principalmente por motivos medicinales. En teoría, podría haber existido en el Antiguo Egipto alguna planta, pariente próxima del tabaco, que provocara los mismos efectos y que hubiera desapàrecido por un consumo excesivo. Sin embargo, era común que los egipcios representaran en su iconografía plantas de uso común, como trigo, uvas, loto, etc, pero no hay ninguna representación de alguna que recuerde al tabaco.
¿Hay alguna evidencia, frente a estas realidades, de contactos desconocidos entre Egipto antiguo y América?
Escribe Paul Gallez en La Cola del Dragón que la hipótesis que se refiere a los viajes egipcios más antiguos hacia tierras muy lejanas que no han sido identificadas con seguridad es la de las expediciones a la Tierra de Punt . El primer viaje hacia esta región del cual se tiene referencia, es el que organizó el faraón Sahure, de la V dinastía (ca. 2550 a.J.C.). Sus barcos trajeron de Punt y de las numerosas otras tierras e islas donde hicieron escala incienso, mirra, oro, plata, maderas preciosas y esclavos. No todos estos productos venían de la Tierra de Punt y, por consiguiente, no tenemos que buscar en un país donde se produzca la totalidad de estas riquezas.

El faraón Asa (Isesi) siguió el ejemplo de Sahure, hacia 2400 a.J.C., y envió también sus flotas hacia la Tierra de Punt. Una princesa de la VI dinastía se llevaba a su tumba, para el viaje al País de los Muertos, color de labios con base de antimonio, un metal totalmente desconocido en Egipto y en sus países vecinos. De la misma época es la piedra tumbal de Knemhotep, piloto de Elefantina, que había hecho once viajes a la Tierra de Punt .
Bajo la IX dinastía, el faraón Seanjkare organizó nuevas expediciones hacia la misma tierra misteriosa, también con éxito. Los viajes más conocidos, y quizás los más fructíferos, son los que organizó la reina Hachepsut (llamada también Hatsheput, 1501-1482 a.J.C.) cuyas relaciones están grabadas en el templo de Deir-el-Bahari que ella mandó edificar en Tebas en honor de Amon-Ra.
La expedición principal de Hachepsut se componía de por lo menos cinco grandes navíos de treinta remeros cada uno. Salieron en 1483 a.J.C. de un punto del Mar Rojo y tardaron tres años en regresar.
Una de las inscripciones del templo de Deir el-Bahari dice: “Los habitantes de Punt preguntaron: ¿cómo habéis llegado a este país desconocido de los hombres? ¿Habéis venido volando por los senderos del cielo, o habéis navegado por el Gran Océano del País de los Dioses?”.
La expresión Gran Océano designa hasta hoy el Océano Pacífico. El País de los Dioses, en todas las mitologías, el Occidente, que sitúa el Pacífico al oeste de Punt y coloca por tanto Punt en América.
Según la relación de Ramses IV en el Papirus Harris de la British Library, el faraón Ramses III mandó al Punt una expedición de 10.000 hombres en el año 1180 a.J.C. La última expedición conocida, de mediados del siglo II a.J.C., se preparó con ayuda de comerciantes y banqueros de Massilia, la actual Marsella .
Las naves egipcias dedicadas a la navegación de altura tenían una eslora de unos treinta metros y un porte de hasta ochenta y cinco toneladas. Su fondo plano les permitía con, viento favorable, navegar a gran velocidad. Cuando reinaba la calma, los remeros entraban en acción y permitían seguir el viaje sin esperar el cambio de viento.
Los egiptólogos no están de acuerdo sobre la localización de la Tierra de Punt. Unos propone Eritrea, otros Somalia o Zimbawe o el Hadramaut o la India. Pero cualquiera de estos lugares está demasiado cerca del mar Rojo para justificar la duración del viaje: tres años en todos los casos relatados por los documentos egipcios.


Labels: , ,

7 Comments:

Blogger Ashniet said...

Hola!

Wow, no me sorprendería que viajaran a América y que se les haya acabado de uan época a otra... y que no la hayan puesto en dibujos puede ser porque nadie quiso mostrarlo, quizá lo veían como algo malo y que sólo lo hacían los con más poder, los faraones...
Especulando :)

Saludos...
gracias por pasar por mi blog

May 18, 2008 at 3:01 PM

 
Blogger = / enzo / = said...

Cristóbal Colón cada vez aparece mas empequeñecido como descubridor de América...
Interesante

May 19, 2008 at 11:28 AM

 
Blogger MNB said...

¡Oh! Notable, increíble. No sé qué pensar.

Volveré a leer este artículo.

Gracias.

Cariños.

May 20, 2008 at 5:56 PM

 
Blogger xiaodai said...

This comment has been removed by a blog administrator.

May 4, 2015 at 10:09 PM

 
Blogger xiaodai said...

This comment has been removed by a blog administrator.

May 4, 2015 at 10:09 PM

 
Blogger chenlina said...

This comment has been removed by a blog administrator.

June 16, 2015 at 4:20 AM

 
Blogger Unknown said...

This comment has been removed by a blog administrator.

June 22, 2015 at 12:18 AM

 

Post a Comment

<< Home