Saturday, April 05, 2008


LOS MISTERIOS DEL ATENTADO DE
MEHMET ALI AGCA A JUAN PABLO II




Alí Agca, el hombre que atentó contra el Papa Juan Pablo II, nació en Yesiltepe, Turquía, el 9 de enero de 1958. De origen humilde, trabajó siendo niño vendiendo agua y carbón en su pueblo natal. De joven participaba en pandillas y se integró a una organización ultranacionalista musulmana ligada a Irán llamada Lobos Grises. Con ella participó en algunos delitos, tales como asaltos y el robo de un taxi. El 1 de febrero de 1979, por encargo de los Lobos Grises asesina al periodista liberal turco y dueño de un diario pro occidental, Abdi Ipekci, crimen por el cual es detenido y encarcelado en la prisión de Kartel Maltepe, en Estambul. Mientras se encuentra en espera de su condena (muerte) escapa de esta prisión el 23 de noviembre de 1979, y huye a Europa viajando por Bulgaria, Alemania, Suiza e Italia con pasaporte falso.
El 24 de abril de 1981 llega a Palma de Mallorca, adonde pasa dos semanas de vacaciones y reflexión acerca de la decisión de cometer o no el asesinato de Juan Pablo II. Finalmente , el 9 de mayo viaja en tren a Roma, y el 13 de mayo dispara con su Browning 9 mm sobre el Papa en su audiencia pública de los miércoles.
El 22 de julio de 1981 es condenado a cadena perpetua en una celda con aislamiento en Italia. Agca declara que él es el único responsable del atentado y que lo hizo para eliminar al "responsable de una cruzada religiosa contra el Islam". Al momento de ser detenido, en su bolsillo se encontró una nota en turco que decía : "Yo, Agca, he matado al Papa para que el mundo pueda saber que hay miles de víctimas del imperialismo".
Sin embargo, al año siguiente, 1982, se reabre la investigación tras la publicación en Readers Digest de una nueva línea de investigación propuesta por la periodista norteamericana Claire Sterling, conocida como "la pista búlgara". En ella se plantea la posible responsabilidad de los Servicios secretos comunistas búlgaros, en asociación con la KGB y la Stasi de Alemania Oriental como cerebros del atentado. El propio Agca valida en principio esta teoría en mayo de 1982, y cita a 3 búlgaros como sus contactos: Sergei Antonov, representante en Roma de la aerolínea búlgara Balkan, detenido en Roma en noviembre de 1982; Todor Aivazov, del Depto económico de la embajada búlgara en Roma, y el comandante Jelio Vasilev, adjunto del Agregado Militar en la misma ciudad. Estos dos últimos no son detenidos al encontrarse en Sofía, Bulgaria, protegidos públicamente por su gobierno. Tras 2 años de investigaciones, los fiscales italianos no consiguen demostrar fehacientemente la participación de la "pista búlgara" en la génesis del atentado, liberando a Antonov en 1986 por falta de pruebas. Este volvería a su patria, donde desarrolló una solitaria existencia, y recientemente, en agosto de 2007, fue hallado muerto por causas naturales en su departamento en Sofía. Mientras tanto, a esta altura de los acontecimientos, Agca señaló que la "pista búlgara" había sido un invento suyo. Esta sería solo el comienzo de una serie de contradicciones, afirmaciones y desmentidos, en los que Agca ha caido persistentemente durante estos años, en lo referente a los eventuales autores intelectuales del atentado y a sus motivaciones. No ha dejado de invocar, eso sí, durante estos años, razones "místicas" para haber cometido su crimen, involucrando desde el comienzo la decisión de "Dios Santisimo" de cometerlo, asi como ligarlo al 3ª secreto de Fátima, que, curiosamente, ahora sabemos que efectivamente guarda relación con el hecho, una vez que se ha dado a conocer públicamente al mundo (junio 2000). Por ejemplo, en 1996 Agca escribió al Secretario de Estado Casaroli lo siguiente: "Muchos años después he comprendido que he sido un fantasma en manos de algún terrible proyecto misterioso, todo lo cual está escrito en el tercer secreto de Fàtima", secreto cuyo contenido, como vimos, era desconocido en esa época.
Tras caer en el descrédito, la "pista búlgara" retomó notoriedad tras la publicación en 1992 del Archivo Mitrokhin, un dossier de copias de documentos secretos que el ex agente de la KGB Mitrokhin proporcionó a Inglaterra tras ser recibido allí con asilado político. Se trata de la I parte de los mismos documentos cuya segunda edición (2005) reveló detalladamente los vínculos de colaborador a sueldo de la KGB que mantenía Salvador Allende. Una comisión parlamentaria italiana que estuvo estudiando durante 4 años estos documentos referidos a este caso, presidida por el parlamentario Paolo Guzzanti,concluyó en marzo de 2006 que "el juez Brugiere, experto europeo en terrorismo, está seguro de que el GRU (servicio secreto militar soviético) recibió órdenes de eliminar al Papa directamente del politburó y de Brezhnev". Además, una foto del día del atentado en la Plaza de San Pedro en la que se aprecia a Ali Agca junto a Antonov, pese a que éste último declaró que no se conocían y que él no había estado ni siquiera presente en ese lugar ese día, asi como datos que indican que Agca estuvo alojado durante dos meses en 1981 en el lujoso Hotel Vitosha, de Sofia, Bulgaria, reservado a los buròcratas del entonces estado comunista búlgaro, y tradicional bastión de las operaciones encubiertas de la Darzavna Sigurnost, servicio secreto búlgaro controlado por el KGB soviético, han vuelto a reflotar la llamada "pista búlgara", que liga el intento de asesinato de Juan Pablo II con una siniestra trama comunista.
El 27 de diciembre de 1983 Agca se entrevista durante 18 minutos en privado con el Papa en la cárcel de Rebebbia (foto) , tras lo cual el Papa declaró a la prensa: "He hablado con un hermano al que he perdonado y que goza de mi confianza; lo que nos hemos dicho es un secreto entre nosotros".



El 13 de junio de 2000 Agca recibe el indulto de su condena en Italia por parte del presidente Carlo Azeglio Ciampi, pero es extraditado a Turquía para purgar sus otras condenas por los crímenes anteriores cometidos en su pais natal. Allí, su condena a pena de muerte , tras una amnistía, había sido reducida a 10 años de prisiòn.
Durante los más de 25 años que ha permanecido en prisión, Ali Agca ha tenido la oportunidad de cambiar de conducta y aún de creencias religiosas: "Participo en el luto de mi pueblo cristiano católico", declaró al morir Juan Pablo II en el 2005.
El 12 de enero de 2006, tras 6 años de encarcelamiento en Kartel Maltepe es puesto en libertad, decisión que la Corte Suprema de Turquía revoca ocho días después. Se mantiene cumpliendo condena en esta prisión hasta al menos el 2014.
Poco antes de la muerte de Juan Pablo II, en marzo de 2005, Ali Agca concedió una larga entrevista al diario italiano La Repubblica desde su prisión en Estambul. En ella admite que mintió en diversas ocasiones con sus "distintas versiones, contradictorias desde el punto de vista jurídico y política". Además, dio a conocer una serie de datos llamativos aunque inconexos, que no terminan de aclarar las cosas. Una traducción completa de la entrevista se puede leer aqui.
Ante la pregunta acerca de sus motivaciones detrás del atentado, dijo:

"¿Porqué le he disparado al Papa...? Mi atentado fue decidido por Dios Santísimo. En el encuentro que tuve con él en 1983 en Rebibbia, Juan Pablo II me reveló que el atentado fue una señal de Dios."

Más adelante en la entrevista, pese a declarar que "nadie en el mundo sabía de mi atentado", especifica que "el Diablo está en el seno del Vaticano. Sin la ayuda de sacerdotes y cardenales no hubiese jamás podido hacerlo (el atentado)".
En la entrevista hay una extensa descripción de los viajes, temores y dudas de Agca los dìas previos al atentado, en los que incluso pensó en suicidarse antes de cometerlo, o esperar que fuera muerto linchado por la gente en la Plaza de San Pedro tras disparar, lo cual para él habría sido "un exito del Demonio y una verguenza eterna para los cristianos".
Finalmente, Agca prometió escribir un libro que aclarará todo (?!).
En realidad, no es una sorpresa el afirmar que Satanás se ha inflitrado desde hace un tiempo en la Iglesia Católica, incluso dentro de su corazòn mismo. Ya lo anticipaba la Virgen en su segundo secreto de Fátima.
En este secreto, con nombre y apellido, la propia Virgen advertía acerca de la infiltración marxista que invadiría la Iglesia, con doctrinas erraticas y contradictorias con la verdadera fe, de lo que en Chile conocemos de sobra y que conforman la herética Teología de la Liberación. No es nada extraño que estas "sombras" dentro de la misma Iglesia hayan visto un peligro en este Papa polaco que, blandiendo el cetro de la paz, haya contribuído a desmoronar el gigante con pies de barro que era el comunismo en el mundo, por lo cual sobraban motivos para intentar sacarlo del camino.
Tal vez algún día se conozca la verdad completa acerca de este atentado envuelto en tanto misterio, pero no sería raro que la respuesta final sólo siga la lógica natural de lo que la historia nos ha enseñado. La eterna lucha en definitiva , del Bien contra el Mal, estando representado el Mal en este y en muchos otros casos, por el comunismo ateo, aunque a muchos les cueste demasiado esfuerzo admitir lo que la historia grita al oido.

Labels: , , ,

5 Comments:

Blogger Sebastian Norris said...

Con haaaaaarto respeto...
Esperaba reirme en un blog que se llama Simpatia Desbordante.
Pero con haaaaarto respeto lo digo.

Saludos !!!

http://lavatelaconshampoo.blogspot.com

Ahi cuaquier cosa.

April 5, 2008 at 1:40 PM

 
Blogger Sterukita said...

Hola, gracias pot u comentario..
pero creo que cada uno tiene el derecho de decidir por sí mismo..
como lo dije.. cada uno sabe lo que es bueno o malo.. pero es independiente de las personas.. alomejor para ti fumar es malo.. y para mi no.. Son diferentes perspectivas.. y hay que tratar de entenderlas todas.. creo que si las cosas fueran legales.. dejarían de ser llamativas al hacerlas escondidos.. peroque son legales..
te fijas..
en este caso, están negando algo importante, puesto que los abortos y las muertes de las mujeres pueden incrementar..


Saludos...

April 5, 2008 at 6:50 PM

 
Blogger cristian said...

Una interesante revisión de este caso es analizada por el gran historiador e investigador Cesar Vidal en esta columna aparecida en Conoze.com.

February 26, 2009 at 3:49 PM

 
Blogger cristian said...

Nuevas y distintas revelaciones publicadas en 2013 por Ali Agca en su libro "Me Prometiron en Paraiso":
"El autor del atentado en 1981 contra el papa Juan Pablo II, el turco Mehmet Ali Agca, aseguró que el líder espiritual de la revolución iraní, el ayatolá Jomeini, fue la persona que ordenó matar al pontífice, en un libro divulgado el viernes en Italia que ha causado escándalo.

En este libro, escrito en primera persona y con el título "Me prometieron el paraíso. Mi vida y la verdad sobre el atentado al Papa", Agca, que ha dado numerosas y extravagantes versiones sobre los autores intelectuales del atentado, sostiene que lo adoctrinó en Irán el ayatolá Jomeini, al que conoció tras haber escapado de una cárcel turca por el asesinato de un periodista.

"Querido Alí, es la voluntad de Alá. No tengas dudas. Debes matar al Papa en nombre de Alá. Debes matar al portavoz del diablo en la Tierra, al vicario de Satanás en el mundo", le dijo Jomeini durante una charla nocturna, según escribe Agca.

El líder de la revolución iraní de 1979 habría aleccionado así al turco Agca, militante del grupo de extrema derecha Lobos Grises y autor de numerosos actos de violencia en la década de los 70.

"Mata por él, mata al Anticristo, mata sin piedad a Juan Pablo II, y después quítate la vida para que la tentación de la traición no ofusque tu gesto", le instó Jomeini a Agca, quien purgó casi 30 años de cárcel en prisiones italianas y turcas por la tentativa de asesinato del Papa y otros crímenes cometidos en Turquía.

"Ese derramamiento de sangre será el preludio de la victoria del Islam en todo el mundo. Tu martirio será recompensado con el paraíso, con la gloria eterna en el reino de Alá", rememora el extremista turco, quien tenía entonces 23 años.

En el libro, publicado por la editorial Chiarelettere, Agca describe con detalles la histórica reunión que sostuvo con Juan Pablo II, el cual no sólo perdonó públicamente a su agresor, sino que fue a visitarlo en su celda de la cárcel romana de Rebibbia en 1983.

"¿Quién te ordenó matarme?", sostiene que le preguntó el pontífice polaco durante el encuentro, tras prometerle que no revelaría a nadie su confesión.

"Así como te he perdonado a ti, los perdono a ellos", fue la respuesta de Karol Wojtyla tras la revelación de Agca de que fueron los iraníes y no los comunistas, -- entre las pistas la más creíbles-- los que lo habían reclutado para matar al Papa.

Esa versión fue tajantemente desmentida por el potavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi.

"No es verdad que Agca haya hablado con el Papa del ayatolá Jomeini y de Irán como autor intelectual del atentado durante la conversación en la cárcel, ni de una pista islámica", aseguró Lombardi.

"Tampoco es verdad que haya invitado a Agca a convertirse al cristianismo y que le haya escrito una carta", precisó el religioso.

Las "nuevas falsedades" de Agca, como las tildó Lombardi, se suman a las "más de cien versiones" que Agca ha dado sobre los motivos que lo llevaron a disparar contra el papa Juan Pablo II en plena plaza de San Pedro.

Poco después de haber sido arrestado, Agca sostuvo que actuó solo, más tarde sugirió la "pista búlgara", en la cual habría estado involucrado el régimen comunista soviético.

En el libro, Agca cuenta toda su vida, desde la infancia y asegura que "vivió por años en el error nazifascitaislámico" y asegura que está arrepentido.

"Hoy en día sé que Jesús es la mejor persona que ha andado por los caminos de este mundo", escribió."

February 9, 2013 at 6:34 AM

 
Blogger Unknown said...

This comment has been removed by a blog administrator.

June 22, 2015 at 12:18 AM

 

Post a Comment

<< Home