Friday, September 28, 2007

TARDE EN EL HOSPITAL,

DE CARLOS PEZOA VELIZ



Tarde en el Hospital

Sobre el campo el agua mustia

cae fina, grácil, leve;

sobre el campo cae angustia:

llueve.

Y pues solo en amplia pieza

yazgo en cama, yazgo enfermo,

para espantar la tristeza,

duermo.

Pero el agua ha lloriqueado

junto a mi, cansada, leve;

despierto sobresaltado;

llueve.

Entonces, muerto de angustia,

ante el panorama inmenso,

mientras cae el agua mustia,

pienso.

Pocos poemas me han llegado tan hondo como expresión de soledad, tristeza y desesperanza, como éste escrito desde una cama de hospital por Carlos Pezoa Véliz, quien permaneció largas temporadas internado en diversos hospitales a consecuencia de las lesiones sufridas tras el terremoto de 1906 y la tuberculosis que terminó costándole la vida y cortándole su promisoria carrera literaria.
Carlos Pezoa Véliz (1879-1908) fue un importante poeta chileno de principios del siglo XX, cuya precoz muerte, ocurrida a los 29 años debido a la tuberculosis, le impidió acaso alcanzar un lugar más destacado en la historia literaria de nuestro pais. Nacido en un hogar humilde en Santiago el 21 de julio de 1879, recibió una escasa educación. En 1893 fue alumno del Liceo San Agustín. Posteriormente, estuvo matriculado en el Instituto Superior de Comercio, que debió abandonar en 1898 para enrolarse en la Guardia Nacional, con ocasión de los conflictos limítrofes con Argentina. Por ello se le considera un escritor eminentemente autodidacta, pues adquirió por esfuerzo propio el manejo del lenguaje, que haría de él un joven poeta destacado .Sus primeras composiciones datan de 1900, imponiéndose por un lenguaje claro y sencillo, y por la temática de expresa intención social. En 1902 se trasladó a Valparaiso, donde escribió en el diario La Voz del Pueblo, y luego en La Comedia Humana, de Viña del Mar. En el bohemio local El Ateneo de Santiago, en 1904, Pezoa comenzó a recibir sus primeros elogios por su poesia. Sin embargo, su buena estrella duraría poco más.

El terremoto del 16 de agosto de 1906 sorprendió a Pezoa Véliz en la pensión en que vivía en Viña del Mar, y el derrumbe del edificio lo dejó atrapado y malherido. Después de largos tratamientos y una penosa convalecencia, con estadías en el Hospital Alemán de Valparaíso y en las cercanías de San Felipe, debió someterse a operaciones en Valparaíso y luego en Santiago, en el Hospital San Vicente de Paul.

Fue en este último recinto hospitalario donde se descubrió que estaba gravemente enfermo de tuberculosis. Pese a los tratamientos costeados en parte por su amigos periodistas y escritores del Ateneo, falleció de esta enfermedad el 21 de abril de 1908, cuando aún no cumplía 30 años de edad. Sólo gracias a su amigo el periodista Ernesto Montenegro, fue que se reunieron y publicaron por primera vez sus poemas en un libro titulado Alma Chilena, en 1911. A este primer esfuerzo, se han sumado otros, logrando reunir no solamente su producción poética, sino también sus cuentos y artículos: Las Campanas de Oro (1920), Poesías, Cuentos y Artículos (1927), y Antología de Carlos Pezoa Véliz (1957).

Labels: , ,

10 Comments:

Blogger cristian said...

A veces, me da la impresión de que Google cobrara plata por cada comentario que se escribe en los blogs, para lograr entender por qué tan poca gente se digna a opinar en este y otros blogs.

September 30, 2007 at 12:00 PM

 
Blogger MNB said...

Cristián:
Algo tenemos en común tú y yo.
Tengo cientos de poemas regalones para hacer una selección y publicar un libro.
Ya he conversado con la Editorial, donde he publicado textos de estudio, desde 1980.
Uno de mis preferidos es Carlos Pezoa Véliz, especialmente, "Tarde en el Hospital".
Si no me crees, anda al blog de Matvi, que es excelente y ahí podrás ver que sí estoy diciendo la verdad. En su blog le transcribí, (creo que hace un mes), este poema, a raíz de unas fotos muy lindas que puso con una poesía en que caía lluvia.

P.S. Siempre creí que Pezoa Véliz cuando escribió este poema estaba en el hospital por una apendicitis. Bueno, todos los días se aprende algo.

Cariños y no dejes este blog.Para mí, es un oasis.

October 2, 2007 at 10:05 AM

 
Blogger Fiestoforo_2 said...

Tu argumento sobre el número de muertos necesario para que una matanza sea genocidio es parecido al cuadro de Frida Kahlo: "unos cuantos piquetitos", que también se condice con el tema del femicidio.
Por otro lado, no es necesario que apeles a mi persona para hacer valer tu punto de vista. Efectivamente, no me conoces y te armas un prejuicio para hacer valer tu defensa de Pinochet.
Yo no soy comunista ni tampoco defiendo las atrocidades cometidas en la URSS: desapariciones, persecuciones y exterminio político que también se vivió en el Chile de la Dictadura.
No porque tengas un punto de vista distinto al mío te voy a decir que leas más o que sufres de problemas de comprensión.
Te invito a aumentar la valía y sustancia de nuestras discusiones sin apelar prejuciosamente a los problemas que uno ve en el otro.
Salud!

October 3, 2007 at 6:39 AM

 
Blogger cristian said...

MNB: mira lo que es la vida, coincidimos en apreciar este mismo y simplísimo, pero emotivo, poema. Gracias por tus palabras referentes a este blog.

Fiestoforo: ese no es el tema de este post, no mezcles las cosas.
Respecto a tu otro tema, lamento tu falta de argumentos. La discusión era acerca del significado de la palabra "genocidio", y no has hecho sino repetir lo que la propaganda repite, sin entrar en el concepto mismo.

October 3, 2007 at 5:06 PM

 
Blogger Dulcinea said...

Que hermoso poema, que miel tan dulce y a la vez amarga. Excelente Post como siempre muchas gracias.

Cariños

October 5, 2007 at 12:40 PM

 
Blogger = / enzo / = said...

Excelente homenaje a este gran poeta y escritor,
felicitaciones!!

October 8, 2007 at 11:58 AM

 
Blogger Catalina Ortuzar (1880-1934) said...

mnb, el poema "tarde en el hospital" fue escrito cuando Carlos estaba convaleciente de sus heridas causadas por el terremoto en el Hospital aleman, en el cerro alegre. Ahi escribio muchos otros poemas mas con diferentes seudonimos (ejemplo de esto es su poema dedicado a Emile Dubois que fue publicado en 1907 con el seudonimo de Juan Mauro Bio bio).


Es bueno saber que Carlos aun vive en la memoria de los que apreciamos y amamos su obra.

Pd: proximo año sera el centenario de su muerte....Alguien mas, aparte de mi, ira a dejarle flores al cementerio y lo homenajeara?


Saludos!

October 21, 2007 at 3:27 PM

 
Blogger Angélica said...

Este poema lo conozco. Siempre me acordé de las primeras frases. Lo estudié en el colegio y a mi hermano Iván y a mi nos gustó especialmente. Me lleva a recordar una salita de madera del septimo año, ahí tuve que leerlo y aprenderlo, pero después la memoria borró las últimas frases y me quedé sólo con el comienzo.

No sabía sobre la vida de Pezoa Véliz. No sabía que había muerto de Tuberculosis.

Ya me iba, después de dejarte el segundo coment, pero vi más abajo y vine a leer este escrito.

...............

Tu blog es interesante. Es educativo, pero no todas las personas tienen intención de aprender. Talvez por ello, es que las visitas sean pocas. Recuerda también que las visitas vienen cuando tu vas... es lo que me pasó a mi. Y no porque no me guste tu sitio, simplemente por falta de tiempo... pero las visitas las devuelvo como sea.

October 24, 2007 at 9:20 AM

 
Blogger xiaodai said...

This comment has been removed by a blog administrator.

May 4, 2015 at 10:04 PM

 
Blogger Unknown said...

This comment has been removed by a blog administrator.

June 22, 2015 at 12:21 AM

 

Post a Comment

<< Home