Saturday, April 10, 2010


LOS MITOS EN RELACION AL VERDADERO
MANUEL RODRIGUEZ




Con el desarrollo, en estos días, de una teleserie basada teoricamente en su vida (no carente, sin embargo, de bastantes elementos de ficción), y por el año del bicentenario, la figura del guerrillero de la independencia Manuel Rodriguez se ha puesto ultimamente de actualidad.

Y asi tenemos que historiadores chilenos han ido entregando nuevas visiones sobre la real naturaleza de este héroe nacional, algunas de las cuales podrían resultar bastante polémicas de acuerdo a la "verdad oficial" establecida por la tradición. Uno de estos trabajos es la revisión realizada por el historiador Leonardo León, profesor de la catedra de Independencia en el Depto de Historia de la Universidad de Chile, y quien está preparando el libro "Chile, 1810: Historia, memoria y representaciones", el cual se encuentra en etapa de desarrollo. En el texto, y contrario a lo que repiten miles de profesores de historia, se explica que Rodríguez no habría participado jamás en ninguna batalla; no habría hecho alianzas con los bandidos -pues él era el encargado de firmar sus muertes en el gobierno de José Miguel Carrera-; y ni se habría hecho pasar por un ebrio para escapar de los soldados realistas.

"Después de una larga investigación en los papeles del ministerio de Guerra y de haberme fijado en la información inédita y publicada que existe sobre el período, descubrí que Manuel Rodríguez no tiene ninguna participación en el proceso de la Independencia de Chile", asegura categóricamente el profesor.


El historiador añade que Manuel Rodríguez era conocido como "uno de los sujetos más intrigantes, complotadores y oportunistas de la época. Él fue secretario político de Carrera, un manipulador que estuvo detrás de los golpes de Estado entre 1812 y 1814".

Manuel Javier Rodríguez Erdoiza nació el 24 de febrero de 1785. La casa de sus padres, María Loreto y Carlos (peruano que trabajaba como oficial mayor de aduana), estaba en Morandé con Agustinas, a sólo una cuadra del hogar de José Miguel Carrera. El barrio forjó la amistad entre ambos y la aventura infantil los llevó hasta el cerro Santa Lucía, al barrio de la Chimba (hoy Independencia) y a la Plaza de Armas, donde los próceres de la patria pasaban el rato cuando hacían la cimarra, mirando peleas de gallos y bailando zamacueca. Danza que Rodríguez bailaba impecablemente, por supuesto.

Sin olvidar las parrandas, por otra parte los cuadernos y libros siempre fueron una preocupación para Rodríguez, pues para estudiar en el conspicuo Colegio Carolino debió acogerse a una de las cuatro becas del establecimiento. Ya terminada la etapa escolar, el futuro guerrillero entró a estudiar Derecho en la Real Universidad de San Felipe.La leyenda dice que ahí ya destacó por su astucia y hasta por un tono histriónico, "capaz de rebatir cualquier argumento", se ha escrito.

En 1807 se recibió como bachiller en Cánones y Leyes. Acto seguido, "Rodríguez fue procurador en el tradicional estudio de abogados de Francisco de la Cuadra", cuenta Francisco Javier Cuadra, quien cree que la imagen de Manuel Rodríguez ha sido caricaturizada e injustamente apropiada por la izquierda."Se ha abusado de la historia y, en definitiva, se ha terminado con una impostación que es un fraude, una falsificacón de imagen", explica Cuadra, para quien Rodríguez -abogado, procurador de Santiago, diputado y ministro- hubiese sido considerado como un yuppie hoy en día.

Una trampa de la memoria y una errónea izquierdización

"Ha sido usado políticamente porque la izquierda chilena carece de una figura como él. Por lo demás, no hay duda de que Rodríguez no tenía asomos de ideas populistas y que amaba la libertad", dice el historiador Sergio Villalobos.

Distorsión que habría comenzado con la figura lírica de los relatos de Pablo Neruda, seguida por una tonada en honor al héroe, la película "El húsar de la muerte" (estrenada en 1925 y dirigida por Pedro Sienna) y habría finalizado en 1983 con el surgimiento del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, explica Leonardo León, profesor del curso "Historia de la Independencia" en la Universidad de Chile.

Próximo a publicar una investigación sobre el tema que lleva siete años de investigación, León dice que el caso de Manuel Rodríguez se podría denominar una "trampa de la memoria nacional":

-Mucho se habla de su toma de Melipilla, que, por ejemplo, en esa época no era más que quince casas -narra y profundiza su postura desmitificadora del abogado-guerrillero-. Pero la verdad, es que muchos sucesos que hoy se atribuyen a Rodríguez, como cuando habría abierto la puerta a Marcó del Pont, él no los hizo. Lo que pasa es que la elite tomó hechos como ésos, los noveló y se los atribuyó. Negando al sujeto popular en la historia de la Independencia".

Al mismo tiempo sostiene que "Manuel Llanca, Tomás Nilo, Ventura Laguna, Atanasio Muñoz, Mariloan y Mateo Pirigüin serán apenas un susurro prontamente cubierto por el olvido. Ellos son los verdaderos héroes populares, los campesinos e indígenas, no un abogado de tercera al que revistieron con las hazañas de los verdaderos caudillos, los historiadores del siglo XIX y XX".




El Mercurio 22 julio 2007


Mercurio Valparaiso 22 marzo 2010

Labels: , ,

2 Comments:

Blogger Shijun Lin said...

This comment has been removed by a blog administrator.

June 17, 2015 at 11:33 PM

 
Blogger lina123 Chen said...

This comment has been removed by a blog administrator.

June 30, 2015 at 1:20 AM

 

Post a Comment

<< Home